El Sáhara llega a la Región de Murcia

El cielo teñido de un naranja intenso. Una imagen que los murcianos podemos estar acostumbrados a ver por televisión, en territorios como las islas Canarias. Sin embargo, este año la Región de Murcia ha vivido varios episodios de calima e intrusión del polvo en suspensión procedente del norte de África. Esto ha dejado escenas de un cielo color fuego, neblinas que apagaban días y escondían el sol y protocolos de contaminación activados durante mucho tiempo por la cantidad de partículas presentes en el aire. La literatura científica no nos ha dicho por el momento que esta frecuencia inusual de entrada de polvo sahariano en la Comunidad tenga una relación clara y directa con la crisis climática. Pese a todo, la variabilidad climática, los episodios meteorológicos cada vez más extremos y más duraderos o la desertificación llevan a los expertos a apuntar en esta dirección. La calima puede hacer acto de presencia a lo largo de todo el año pero tiene más incidencia en torno al verano con episodios de corta duración. Pero este año se han vivido situaciones anómalas, con una calima que duró dos semanas en marzo, que dejó una panorámica de las ciudades completamente naranja por la cantidad de polvo sahariano acumulado en el aire. Esta semana la Región ha vuelto a sufrir otro episodio de intrusión de partículas procedentes del desierto del Sahara por una corriente de aire procedente del sur.

 

El aumento de las zonas desérticas colocaría al sureste español como origen del polvo en suspensión

“Tenemos una serie de situaciones meteorológicas que sí se repiten más veces al año, más veces como esta”, apunta Juan Pedro Montávez, investigador responsable del Grupo de Modelización Atmosférica de la Universidad de Murcia y miembro de la Comisión de Trabajo de Expertos sobre el Cambio Climático de la Región de Murcia. El físico de la UMU indica que el territorio del sureste español ya había tenido episodios de calima antes, «pero no tan intensos». Este año es un año de récord, apunta Montávez, que añade que «se han dado muchas más situaciones de lo normal» con respecto a este fenómeno meteorológico. Añade, incluso, que durante la calima que sufrió la Región en marzo los aparatos de medición se saturaron, ya que la cantidad de polvo en suspensión superó los límites máximos que podían medir esta tecnología.

¿Qué ocurrirá en el futuro con el cambio climático? “Todo apunta a que sí podrían aumentar” estos episodios de calima con polvo del Sahara en Murcia. El experto de la UMU pone el acento en la excepcionalidad que tiene vivir calimas de dos semanas y apunta a otro hecho que los murcianos han presenciado mucho este año: la lluvia de barro. 

Juan Pedro Montávez estima que el 80 por ciento de las precipitaciones que se han registrado a lo largo de este año contenían material particulado: el polvo sahariano.

 

Protocolos para actuar con antelación

El profesor y físico de la Universidad de Murcia Juan Pedro Montávez ha trabajado en los protocolos de contaminación de la Comunidad. El experto en clima deja claro que cuesta en determinadas situaciones actuar con «previsión» e implementar medidas que ayuden a paliar de antemano los efectos de, por ejemplo, una intrusión de polvo sahariano. «Hay una serie de umbrales a partir de los cuales se activan unos protocolos de actuación», dice Montávez. Estas actuaciones contemplan, con antelación, medidas como reducir el tráfico, disminuir la actividad industrial a determinadas horas o favorecer el transporte público. Otros protocolos están más pensados para informar antes situaciones meteorológicas que al final «no se pueden controlar». En estos casos, detalla el experto, es importante que se pueda mandar información sobre recomendaciones de forma automática a los ayuntamientos para que actúen. «Hay situaciones en las que, aunque reduzcamos la actividad en algún sector, no puedes hacer nada». De ahí que, por ejemplo, la Consejería de Salud recomiende usar mascarillas durante los episodios de calima.

 

¿Cómo se produce una calima?

Cuando tenemos situaciones meteorológicas de altas presiones sobre el mar Mediterráneo y bajas presiones al oeste de Europa o de la Península Ibérica, “esta configuración provoca una circulación del aire que procede desde el sur y que domina en niveles medios y altos de la atmósfera. Si son persistentes al final consiguen trasladar el polvo del Sahara hasta la Región”, señala Juan Esteban Palenzuela, delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Murcia. Esa zona del norte de África “es el área fuente de emisión de polvo mineral” a la atmósfera. Por una serie de condiciones meteorológicas “estas partículas no vuelven a depositarse sobre el suelo”. Al cabo de unos días, este material en suspensión “alcanza latitudes diferentes”. Puede llegar al Atlántico y depositarse en el océano o alcanzar el sur de Europa.

Lo que sí sabemos del cambio climático es del aumento de las zonas desérticas y la pérdida de suelos fértiles. «Es cierto que si las zonas donde tiene su origen el polvo mineral van creciendo en tamaño, en extensión, lógicamente la entrada de estas partículas a la atmósfera será mayor y podemos pensar que quizá sean más frecuente estos episodios», explica Palenzuela. El aumento del perímetro del Sahara se ha constatado hasta en un 10% en el último siglo. Otras de las vinculaciones a la crisis climática respecto a la calima la podemos encontrar en la circulación atmosférica. “Si la circulación se hace más ondulada, predominando más del sur para alcanzar la costa peninsular, podemos pensar que acabará siendo más frecuente”.

 

Origen: la Península Ibérica

Montávez apunta que, debido al cambio climático, el polvo en suspensión no tiene que venir del Sahara necesariamente. La creciente extensión de las zonas áridas coloca a la propia Península Ibérica como origen del polvo desértico que acaba contaminando el aire. Una mayor extensión de los territorios áridos o semiáridos podría conllevar que la propia Región de Murcia sea fuente de este material particulado. La situación se agravará por el aumento de las temperaturas, la evapotranspiración y la caída de las precipitaciones. El empobrecimiento de los suelos terminará por afectar más a zonas como el curso bajo del Segura, Campo de Cartagena o el Valle del Guadalentín.

 

La Comisión Europea endurecerá el control de la calidad del aire

La Comisión Europea quiere endurecer las reglas y el control de la calidad del aire y de las aguas en el territorio de la Unión Europea con límites más estrictos para los principales contaminantes (como las partículas finas o el dióxido de nitrógeno) con el objetivo de allanar el camino al reto ya asumido de alcanzar una «contaminación cero» en el horizonte de 2050. El Ejecutivo comunitario advierte de que la contaminación del aire es la mayor amenaza ambiental para la salud y una de las principales causas de enfermedades crónicas, pero también quiere actuar en el tratamiento de las aguas por las ciudades y en la calidad de las aguas subterráneas y de superficie. Con todo, la revisión de los estándares que promulga Bruselas deja en manos de las autoridades nacionales y locales determinar las medidas específicas que implantar para cumplir con los nuevos criterios. La Comisión Europea tiene abiertos procedimientos de infracción a más de una decena de Estados miembro, incluidos España, por incumplir las reglas de calidad del aire y tratamiento de aguas residuales. “El aire limpio no debería ser un lujo debería ser un derecho básico, por eso queremos que los ciudadanos tengan derecho a indemnización cuando no se haya aplicado la legislación”, ha indicado el comisario de Acción Climática, Virginijus Sinkevicius, quien ha estimado en 300.000 el número de muertes anuales por dolencias vinculadas a la mala calidad del aire. Bruselas quiere reducir ese impacto un 75% en una década. El comisario ha añadido que quieren ofrecer «herramientas más fuertes» para defenderse en los tribunales.

 

Fuente: La Opinión de Murcia

Acerca de poligono_oeste

Check Also

El castillo de Mula podrá recibir visitas a partir de septiembre

La mejora en los accesos al castillo de Mula ha permitido recuperar la antigua calzada …